Grupo Sardiña-Parrocha

El grupo de teatro SARDIÑA nació en 1983; hizo su primera actuación en el I. E. S. ELVIÑA, de La Coruña el 27-I-84. En tándem, primero, con el I. E. S. A Sardiñeira (de ahí el nombre: SARDiñeira-elvIÑA) y, después, con el I. E. S. Paseo de los Puentes, ha sido siempre un modelo de colaboración inter-centros.
Singularizado en adaptaciones de T. M. PLAUTO, bien pronto adquirió fama en el entorno de los institutos de la ciudad, de la comarca, de la autonomía…, hasta que se extendió por toda España. En dos ocasiones ha actuado en el extranjero (Italia y Portugal). A partir del año 2000 se inició en el duro mundo de la Tragedia Griega; con ambas modalidades ha recorrido casi todos los teatros romanos de España.
Bajó definitivamente el telón en el Teatre Ioventut de Barcelona el día 14 de abril de 2012, después de 563 actuaciones. Lo vieron en torno a los 300.000 espectadores directos. Sus actuaciones en SEGÓBRIGA, ininterrumpidas desde 1991, y los TRES PREMIOS NACIONALES han hecho de SARDIÑA (después PARROCHA) uno de los grupos “referente” del teatro escolar español grecolatino de finales del s. XX y comienzos del XXI.

Los años Ochenta

Fue nuestra “Edad de Piedra”. Los hemos definido como “los años heroicos”. En 1983 planteamos el teatro en el marco “de la Asignatura de Latín”. La coyuntura fue una gran promoción de alumn@s de C. O. U de Latín. Algunos habían hecho ya teatro y acogieron la idea con entusiasmo. Trabajaron hasta el agotamiento; partíamos de cero; no había recursos; nadie a quien pedir ayuda. Sólo viendo las fotos de aquel año, tantas veces mostradas en cursos o en conferencias, se comprende aquel comienzo: cascos wikingos en vez de romanos, trapos sobre los vaqueros, esclavos vestidos de “rokeros”…, pero estrenamos ANFITRIÓN el día 27 de enero de 1984.
Para sorpresa nuestra, fue todo un acontecimiento y todo un éxito; tuvimos que reponer la obra otras dos veces para los diferentes cursos e hicimos otras tres actuaciones fuera del Instituto. Tuvimos el apoyo de muchos compañeros de Latín y Griego, entusiasmados con nuestra experiencia; ellos nos han apoyado toda la vida y sin ellos Sardiña y Parrocha jamás habrían llegado a donde llegaron.
Vinieron, después, los montajes de CÁSINA (1984), ASINARIA (1985), MENAECHMI (1986). Aquel año hicimos ya 15 actuaciones y ganamos un PRIMER PREMIO. Siguió MILES GLORIOSUS en 1987. Iniciamos entonces una fase de constante expansión, de ruptura de moldes, de asombro a una sociedad que veía cómo unos escolares eran capaces de preparar una obra de teatro en sus ratos de ocio.

El grupo se consolida

Nuestra “Edad de Bronce”. Hicimos ya una memoria sistematizada del proyecto; lo titulamos «PROYECTO TALÍA»; por vez primera nos cuestionamos en serio si seguir o no; seguir implicaba “mejorar el producto”; las peticiones para actuar en los institutos eran mayores cada vez y era preciso elevar la calidad del teatro. Hicimos entonces una pequeña “reconversión”; un plan “quinquenal” de “reposición de las obras representadas”; podíamos reciclar material, ahorrar dinero y, con la experiencia adquirida, mejorar la calidad de los montajes.
Repusimos ANFITRIÓN 1998 y el grupo dio un “salto de calidad”. Espectacular fue, por ejemplo, el cambio en el “Taller de Decorado”. Después de hacer pruebas de todo tipo, compramos una estructura metálica de andamios de la construcción que hemos usado hasta el final sobre los cueles se pintaron las telas de los decorados. Repusimos CÁSINA en 1989.

Los (primeros) años 90. Segóbriga

Repusimos ASINARIA (1990). Año clave para Sardiña. Nuestra “Edad de Plata”. En la historia de Sardiña hay que hablar de un «antes» y un «después» de aquel año. Y es que el 10 de mayo de 1991 fue decisivo para nuestra vida. Fue una mañana intensa, inolvidable. Aurelio Bermejo nunca sabrá que ese día salvó a Sardiña; Sardiña nunca sabrá lo que realmente le debe a Aurelio Bermejo.
Aquel año era un festival-certamen; las mejores obras de latín y griego serían invitadas a un Congreso Internacional de Estudios Clásicos; eso es lo que nos había dicho el Pfr. Adrados; al final no fresultó así pero eso fue lo de menos.
La llegada al TEATRO ROMANO DE SEGÓBRIGA fue sobrecogedora; un teatro romano con más de 2.000 personas.., el miedo que nos entró era inenarrable…; miedo a hacer el ridículo, a enfrentarnos a un público del centro de España…; quedamos impactados cuando vimos a los alumnos del Instituto El Greco, de Toledo: ¡¡tenían un Caballo de Troya «en tamaño natural»!! ¡¡Necesitaban todo el día para montarlo!! Y nosotros aparecíamos poco menos que con lo puesto….
Por suerte para nosotros (nunca sospecharon que de ellos dependió la futura vida de Sardiña), nos precedieron unos alumnos de un instituto de Torrejón de Ardoz; su actuación nos pareció “tan inferior” que, a medida que iban pasando los minutos, nos íbamos animando y de un «vamos a aprender mucho», se pasó a un «tienen poco que enseñarnos» y «vamos a arrasar». Hasta nos atrevimos a maquillar a un actor y a darle algunas indicaciones para su actuación de la última escena…
…Y empezó Sardiña…, con su estilo grácil, fresco, atrevido pero respetuoso con el original plautino… La acogida de aquel público fue apoteósica…, miles de personas aplaudiendo a Sardiña…, aún recordamos emocionados la cara de Aurelio al final de la obra pidiendo un último aplauso para «estos gallegos que han viajado toda la noche para deleitarnos con su actuación». Desde entonces Sardiña no ha faltado nunca a la cita con Segóbriga. Gracias a la publicidad que nos dio Segóbriga, Sardiña no ha hecho más que crecer todos los años. Segóbriga ha sido nuestra fuente de vida.
A cambio, estamos convencidos de que nuestra contribución a Segóbriga también ha sido importante para la supervivencia del festival.

En 1991 repusimos GEMELOS y en 1992 MILES GLORIOSUS. Pero lo que, sin duda, marcó un punto de inflexión en nuestro historial fue la creación de la asignatura “E. A. T. P. TEATRO” en el Instituto de Elviña. A partir de entonces, Sardiña dejó de ser “un grupo de teatro” y pasó a ser “UNA ESCUELA DE TEATRO”.
Iniciamos el «tercer quinquenio» con ANFITRIÓN (1993) y CÁSINA (1994). Un año inolvidable: 27 actuaciones, más de 11.000 espectadores; en Segóbriga pararon la obra en 19 ocasiones para aplaudir la actuación de Sardiña.

Los (segundos) años 90. La «Escuela de Teatro» da sus frutos

En 1995 siguió GEMELOS. Nuestra “Edad de Oro”. Sardiña era ya casi “un grupo profesional”, al menos por lo que a comportamiento externo se refiere: elevamos “nuestro caché”. Empezamos a tener ya una cierta “solvencia económica”: comíamos de restaurante, viajábamos con buenos autocares, dormíamos en hoteles…, fueron años “apoteósicos”; llenos de actuaciones, giras, premios… Cada año reponiendo una obra distinta: ASINARIA (1996). MILES GLORIOSUS (1997). GEMELOS (1998). Difícilmente un grupo escolar puede superar la calidad que el grupo atesoraba por aquella época.

Desaparece «E.A.T.P Teatro». Nacen Inlata y Parrocha

1999: nuestra “Edad de Platino”. Montamos ANFITRIÓN. Desapareció “E. A. T. P. TEATRO” pero creamos unas “actividades extraescolares”. Y así fue como nació PARROCHA; al principio sirvió de vivero de Sardiña, después lo sustituyó.
En el 2000 mantuvimos ANFITRIÓN, repusimos CASINA y creamos un nuevo grupo: INLATA. En principio se trataba sólo de un grupo de veteranos que deseaba “prolongar” su vida teatral más allá de Sardiña. Montaron MILES GLORIOSUS e hicieron una discreta campaña. Pero eso fue el comienzo de una nueva etapa; más fascinante, más bonita pero más estresante y agotadora.
En 2001 comienzan los años más gloriosos del “COLECTIVO SARDIÑA” . A través de INLATA nos adentramos el en “difícil y complejo mundo” de la TRAGEDIA GRIEGA. Nos ayudaron y asesoraron José Luis Navarro y Gemma. Sardiña, que se singularizó siempre en comedias plautinas y que fue un grupo “pionero” en esa especialidad, obtuvo sus tardes más gloriosas a través de la tragedia. Debutamos en escena con ELECTRA de Sófocles.
En 2002 mantuvimos GEMELOS y montamos ASINARIA. INLATA montó ANTÍGONA. Visitamos casi todos los teatro romanos; estuvimos en el Arriaga de Bilbao, en el Jovellanos de Gijón; tuvimos más de 15.000 espectadores. Eso sí, hicimos más de 8.000 kilómetros; llegamos a viajar hasta con dos autocares para cubrir la demanda de actuaciones.
Siguieron años “gloriosos” con actuaciones por toda España con ASINARIA, ELECTRA y MILES GLORIOSUS (2003). MILES GLORIOSUS, ANTÍGONA y CÁSINA (2004). Sin embargo, los síntomas de agotamiento fueron acrecentando año tras año; cada vez era más difícil “mantener el tipo” y, sobre todo, reclutar alumnado para campañas tan exigentes. Pero primera vez pensamos seriamente en dejarlo.

Las Troyanas y los Premios Nacionales

Pero en el 2005, cual “ave fénix”, Sardiña resurgió de sus cenizas. Se hizo un “último esfuerzo” para darle una cierta originalidad a las actuaciones de Sardiña. Montamos LAS TROYANAS de Eurípides; nos ayudaron los antiguos miembros del grupo: coreografía, música, dirección escénica, vestuario…. El resultado no pudo ser mejor: cuatro años en cartelera y, cada vez, más demandado por los espectadores. Con LAS TROYANAS Sardiña dio ese salto de calidad que sus 25 años de historia se merecían. Con este montaje comenzó nuestra “Edad de Diamante”. Pero la guinda a esta campaña la pusimos, naturalmente, el día 3 de junio de 2006: Sardiña ganaba el PRIMER PREMIO en la PRIMERA EDICIÓN del CERTAMEN NACIONAL para grupos de teatro grecolatino
En 2006, mantuvimos LAS TROYANAS, y montamos GEMELOS. También fue una gran campaña y, de nuevo, obtuvimos el PRIMER PREMIO en la SEGUNDA EDICIÓN del CERTAMEN NACIONAL .
En el 2007 dimos por finalizadas las actividades de Sardiña. Estuvimos todo el año preparando la SESIÓN DE CLAUSURA DEL XXV FESTIVAL DE SEGÓBRIGA. Fue el 27 de junio de 2008.
Fue la actuación más entrañable de todas las que ha hecho este grupo a lo largo de sus 30 años de historia.

2008 fue el primer año “postsardiña”. Justo ese año había salido una excelente promoción de alumnas de 1º de la ESO a las que les gustaba el teatro. Aprovechamos el montaje de LAS TROYANAS y, nos presentamos de nuevo al CERTAMEN NACIONAL. Obtuvimos premio por TERCERA VEZ, ahora el TERCER PREMIO NACIONAL absoluto.

El 2009 nos obligó a “rentabilizar” el extraordinario montaje de LAS TROYANAS y con los “VETERANOS DE SARDIÑA” repusimos GEMELOS. En 2010 estrenamos MEDEA, dirigida ya por veteranas del grupo; la repusimos en el 2011, lo mismo que MILES GLORIOSUS; con estas obras hicimos la campaña de 2012 hasta el 14 de abril, fecha en la que hemos dado por terminada nuestra actividad teatral.

Galería de fotos:

[nggallery id=8]